El Colegio Profesional de Periodistas de Asturias, con la marcha del 7-N contra las violencias machistas

El Colegio Profesional de Periodistas de Asturias muestra su apoyo a la Marcha del 7 de noviembre (7-N) que, bajo el lema ‘Contra las violencias machistas’, reclama que la lucha contra esta lacra sea una ‘cuestión de Estado’ frente a la desigualdad de género y la violación de los derechos humanos de las mujeres, con compromisos reales que permitan la prevención y erradicación de las violencias machistas y que garanticen la reparación a las víctimas.

Del mismo modo, ante la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia de Género el próximo 25 de noviembre, el Colegio reafirma su compromiso con las buenas prácticas de los periodistas y los medios de comunicación en el tratamiento de informaciones relativas a violencias machistas y trata de seres humanos. Así, el recientemente creado Colegio Profesional de Periodistas de Asturias asume y recomienda la aplicación del Código de Buenas Prácticas para los medios de comunicación asturianos elaborado por la Asociación de la Prensa de Oviedo y el Instituto Asturiano de la Mujer para potenciar la labor de servicio público del Periodismo con el objetivo de contribuir a la erradicación de las violencias machistas.

Apelamos al rigor profesional y al compromiso ético de periodistas y empresas informativas para colaborar con las administraciones y entidades sociales en la sensibilización de la ciudadanía ante la desigualdad, la violencia machista y la trata de seres humanos, contribuyendo a concienciar y educar a la población para prevenir violaciones de los derechos humanos de las mujeres.

Alcanzar la igualdad efectiva entre mujeres y hombres debe ser un objetivo de toda sociedad democrática en el que los periodistas y medios de comunicación han de tener un papel central y asumir un compromiso incuestionable en beneficio del interés general. Profesionales y medios han avanzado notablemente en los últimos tiempos a la hora de ejercer de forma efectiva ese rol, pero es preciso que, ni la inmediatez en la transmisión de la información ni la precariedad que se extiende en la profesión, deriven en una relajación en el tratamiento de las noticias sobre violencia machista.

El Colegio Profesional de Periodistas de Asturias se ofrece para participar en actuaciones y organismos dedicados a visibilizar y promocionar a la mujer así como a combatir los diversos tipos de violencia machista y recuerda los compromisos asumidos para una correcta elaboración de informaciones:

  • Considerar la violencia machista y la trata de seres humanos como una violación de los derechos humanos y un atentado contra la libertad y la dignidad de las personas.
  • Incluir en toda información sobre la materia los números de teléfono, correos electrónicos o cualquier otra información útil de atención a las víctimas o denuncia de los delitos relacionados con la violencia de género o la trata de seres humanos.
  • Emplear fuentes de información contrastadas y fiables rechazando aquellas dudosas o circunstanciales: recurrir a testimonios de personas expertas en el tema que informen con rigor y rectificar – si fuera necesario- a la mayor brevedad posible aquellas informaciones erróneas relacionadas con el caso.
  • Contextualizar adecuadamente la información reflejando que se trata de un problema que afecta a toda la sociedad, que hunde sus raíces en la desigualdad de género; mencionando la importancia de la violencia psicológica, económica o sexual.
  • Respetar la identidad, integridad y dolor de las víctimas sin ofrecer su imagen sin consentimiento; evitar el morbo y los datos innecesarios o macabros; cuidar la selección de imágenes, sin sensacionalismo ni espectáculo, evitando primeros planos o imágenes de heridas o sangre.
  • Utilizar un lenguaje informativo adecuado teniendo en cuenta el dolor y situación de las víctimas. Emplear los conceptos de “violencia de género” o “violencia machista” y “trata con fines de explotación sexual” cuidando siempre la terminología a emplear. Rechazar el uso de adjetivos, tópicos o falsos atenuantes que puedan desviar la atención o restar gravedad a los delitos.
  • Informar y mostrar que los actos violentos tienen consecuencias negativas para los agresores; difundiendo condenas de los maltratadores y de las redes de tráfico de personas con fines de explotación sexual, o de quienes conociendo la explotación sexual la consienten o se lucran de ella.
  • Cuidar que las imágenes o ilustraciones no refuercen estereotipos sobre las víctimas de explotación o maltrato, ya que ello puede contribuir a su revictimización y a la banalización de los delitos relacionados con el maltrato o la trata.
  • Fomentar la formación de los profesionales de la comunicación a través del conocimiento y difusión de la legislación y los compromisos internacionales que nos obligan a prevenir, vigilar y castigar los delitos relacionados con el maltrato y la trata de seres humanos.