Los periodistas asturianos denuncian la precariedad laboral y bajos salarios en el Día Mundial de la Libertad de Prensa

La situación de la profesión periodística, una de las más castigadas durante la crisis no ha mejorado en los últimos años: precariedad laboral, bajos salarios, exceso de horas de trabajo, temor a la pérdida del empleo y, en general, pesimismo sobre el futuro del sector. Son, a grandes rasgos, las principales conclusiones de la encuesta Situación de la profesión periodística en Asturias 2018, presentada por la Asociación de la Prensa de Oviedo y el Colegio Profesional de Periodistas de Asturias y realizada los dos últimos meses entre profesionales del sector de la comunicación asturianos.

El informe pone cifras a una precariedad profesional que se disparó tras los primeros años de la crisis y el sucesivo cierre de medios de comunicación en la región. En la encuesta han participado 171 profesionales –50,9% mujeres y 49,1% hombres- de todos los medios de comunicación, empresas, instituciones, autónomos, colaboradores, en paro y periodistas que desempeñan su trabajo fuera de la profesión. La muestra es importante si se tiene en cuenta que el último informe de estas características fue realizado por SADEI en 1994, con 150 entrevistas, aunque centradas en trabajadores de medios de comunicación.

La Asociación de la Prensa y el Colegio de Periodistas han querido hacer coincidir la presentación del informe con el Día Mundial de la Libertad de Prensa, en el que se pretende poner de relieve la necesidad de unas condiciones de trabajo dignas para el libre ejercicio de la profesión. El acto se ha celebrado, además, en la nueva sede que compartirán ambas entidades en el centro de Oviedo, que se denominará La Casa de la Prensa y que pretende ser un lugar de encuentro para todos los periodistas asturianos.

Los profesionales

El perfil que traza la encuesta es el de un profesional con más de 40 años (el 57,9%) -en 1994 la media de edad no superaba los 35 años-, con apenas un 9% de menores de 30 años, y con muchos años de experiencia (el 42% cuentan con más de 21 años de profesión, mientras que otro gran bloque, el 38,6% lleva entre 11 y 20 años en ejercicio). Si bien la encuesta se realiza en Asturias, hay un 7% de profesionales que trabajan fuera de la región.

El cambio de modelo en la profesión, con la incorporación de las nuevas tecnologías y nuevos canales de comunicación queda reflejado en la encuesta. La prensa escrita da trabajo al 34% de los profesionales, seguida de los medios digitales (24%) comunicación institucional (20%) y televisión (17%). Community Manager, agencias y radios, se sitúan entre el 9% y el 10%. Como dato relevante, un 10,6% de los periodistas asturianos asegura no trabajar en el sector de medios de comunicación.

Situación laboral

Se detecta que la percepción de la mala situación laboral no es tanto por el desempleo -un 4,7% asegura estar en paro- sino por la inestabilidad, los bajos salarios y la falta de perspectivas de futuro. Algo más del 41% tiene una situación laboral inestable, son autónomos (17,5%) o tienen contratos temporales, becas, prácticas, colaboradores, freelance… Los contratos indefinidos (el 58,5%) han ido en retroceso si se tiene en cuenta que en 1994 superaban el 64%.

El salario no contribuye a mejorar la situación. el 48,2% de los periodistas perciben menos de 20.000 euros brutos anuales, de los que el 25,6% no superan los 15.000 euros anuales. En el otro extremo está el 26,2% con más de 30.000 euros y un porcentaje similar que se sitúa entre 20.000 y 25.000 euros al año.

La profesión periodística no es ajena a la brecha salarial. Las mujeres se sitúan en los tramos salariales más bajos. Así el 56,2% de las mujeres asegura ganar menos de 20.000 euros -más del 28% están por debajo de los 15.000 euros anuales. Si miramos los salarios más altos, el 33,3% de los hombres cobra más de 30.000 euros al año, un porcentaje que se reduce al 18,39% en el caso de las mujeres.

Retribuciones bajas y largas jornadas laborales.

El 58,8% afirma que trabaja más horas de las contratadas. Sobre las horas de más que se realizan, la casuística es muy variada, desde dos a la semana hasta profesionales autónomos sin horario o colaboradores que trabajan más de 50 horas a la semana.

En cuanto a la valoración sobre la situación laboral de la profesión, los profesionales consideran que es precaria o regular. Solo un 1,2% la califica de buena. Y si nos preguntamos si hemos salido de la crisis, la encuesta apunta a una respuesta negativa, ya que el 32,2% considera que su situación laboral ha empeorado respecto a hace cinco años, mientras que para casi el 40% no ha cambiado y solo un 28,7% asegura haber visto mejoría.

El futuro

Llama la atención también que algo más de seis de cada diez asegura que su puesto de trabajo corre peligro a corto o medio plazo. ¿Por qué? Las causas son muy variadas pero la mayor parte coincide en la precarización laboral: dependencia de contratas, externalizaciones, contratos que finalizan, recortes de personal y dificultades para incorporarse al mercado laboral tanto cuando se acaba la beca o prácticas como cuando se pierde el trabajo.

¿Qué factores amenazan la profesión periodística? y la respuesta mayoritaria es el cambio de modelo, seguido del contexto de crisis y la falta de rigor en la información. Esta última cuestión está relacionada de alguna forma con el alto porcentaje de profesionales, más de un 53%, que considera que las redes sociales como vía de información hacia los ciudadanos restan rigor.

Finalmente, el 83,7% de los periodistas se declara pesimista o moderadamente pesimista sobre el panorama de los medios de comunicación.